Desde su primera emisión en 1971, hasta el año de 1992, el Chavo del Ocho, se convirtió el programa más visto en Latinamerica. Mientras a muchos de nosotros nos quedaba la ropa pequeña con el pasar de los años, el chavo siempre se las arregló para no tener que comprar tallas más grandes de ropa. Siempre ha sido un niño y siempre lo será, ya que conservamos su 
imagen infantil ahora, como en aquellos tiempos. Al Chavo del Ocho, nunca le conocimos su verdadero nombre, ya que las únicas veces que estuvo a punto de decirlo, era interrumpido por algún acontecimiento de la vecindad. Lo único que se sabe es que vive en un apartamento vació que el señor Barriga no había podido arrendar y que tiene 
precisamente el Número Ocho. Aunque como todos sabemos, el Chavo prefiere el Barril que está en una esquina de la Vecindad.

Nunca olvidaremos frases como: “Se me chispotió”, “Es que no me tienen paciencia”, “Bueno pero no se enoje”, “Eso, eso, eso, eso”, entre otras.


Pero tampo olvidaremos a la chilindrina y su irritante llanto, ni a Kiko, ese cachetón, engreído y tonto que al igual que la chilindrina tenía ese llanto ahogado, como si estuviese haciendo gárgaras con algún enjuagüe bucal. Tampoco a Don Ramón, padre de la Chilindrina, el eterno desempleado y moroso, al cual el señor Barriga, le cobraba las rentas atrazadas como arrendatario que se respete. Siempre me pregunté..¿Será que algún arrendatario en el mundo dejaría vivir, en un apartamento, a un inquilino que debiese 14 meses de renta?…


Y hablando de inquilinos de aquella vencidad, tampoco podemos olvidar a Doña Florinda, la madre de Kiko; la típica inquilina que se cree mejor de mejor clase que todo el mundo, pero está igual de pobre que los demás. Y donde dejar a su eterno enamorado, el profesor Jirafales, quién era profesor de la escuela donde Kiko, El Chavo, La chilindrina y demás niños de la vecindad y de otras vecindades estudiaban, dicho profesor era un hombre culto y de buenos modales. Tampoco olvidaremos a Doña Cleotilde, o mejor conocida cómo “la Bruja del 71”, que por pura casualidad vivía en el apartamento Número 71, que fué el mismo año en que empezo a emitirse el Chavo del Ocho.

Ñoño (hijo del señor barriga), Godinez, Paty, fueron los demás niños que compartieron las aventuras y desventureas del Chavo del Ocho. Y recuerdo a una tal Paty, una niña coqueta y bonita, que vuelve loco al Chavo y a Kiko. Paty apareció varias veces en el Chavo del Ocho, pero interpretada por distintas actrices.

El Chavo continúa emitiendose en toda latinoamerica, y sus capítulos han sido vistos y repetidos en millares de veces, en todos los paises de habla hispana, y de otras lenguas tales como Francia, Italia, y hasta Rusia, según leí por ahí.

Tal vez ahora el humor que se ve en el Chavo del Ocho parezca ridículo a la nuevas generaciones, pero lo cierto es que para aquellos que crecimos viéndolo, siempre nos recordará al niño que llevamos dentro…

Mas Información y Datos Curiosos sobre el Chavo del Ocho:
http://es.wikipedia.org/wiki/El_Chavo_del_Ocho_(serie)

El Chavo del Ocho – Primer Capítulo – 1971

El Chavo del ocho – Aparición de Paty (Ana Lilian De La Macorra) 1978 – la más bonita de todas las Patys que pasaron por el programa…

Anuncios